El ballet folclórico institucional Magia Chilena, elenco estable de la Dirección de Vinculación con el Medio, comenzó como una agrupación autogestionada de estudiantes, hoy recibe invitaciones de los circuitos más importantes de festivales folklóricos del mundo.

Desde sus inicios el ballet folclórico Magia Chilena destacó en la escena artística regional. A poco tiempo de ser creado por alumnos de la Universidad de La Frontera el año 2007, comenzó a recibir numerosas invitaciones a eventos de diversa índole, tiempo en que la pasión por el baile, la disciplina y el carácter profesional ya eran parte de su sello distintivo y que hoy le posiciona como una de las agrupaciones de su tipo más importantes del país, con participaciones en Argentina, México, Canadá, Brasil, Italia y recientemente China.

Su creador y director hasta hoy, el ex Bafona, Miguel Ángel Leiva, comenta que, en un inicio, sólo fue el gusto por el baile y las ganas de hacer las cosas bien, frente a un panorama que, en ese entonces, no tenía mucho que ofrecer a la disciplina, tanto por la escasez de agrupaciones y escuelas, como por el bajo nivel de preparación de los bailarines, lo que paradójicamente le motivó a asumir el desafío de crear una agrupación de excelencia, un espacio donde poder volcar el aprendizaje obtenido en su paso por el ballet folclórico más importante de Chile.

Es así como el entonces joven director convoca a compañeros de universidad y, especialmente, de la carrera de Ed. Física que él mismo estaba terminando, logrando contar con integrantes tan motivados y comprometidos como él, con la creación de un proyecto sobresaliente, que varios de ellos, siendo hoy profesionales que trabajan, han permanecido por largo tiempo, constituyendo este compromiso de largo plazo un sello propio y la base del elenco.  

En aquel entonces, en vista del entusiasmo y notoria agenda de presentaciones de su reciente constitución como Magia Chilena, no faltó mucho para que la Universidad de La Frontera pusiera en valor ese trabajo y les propusiera convertirse en elenco universitario oficial. Desde entonces ya va un recorrido considerable de experiencias, aplausos y crecimiento, pero sobre todo ha sido un camino que le ha valido el genuino reconocimiento de sus pares a nivel internacional. Un tiempo que, en rigor, es una década, pero que, con arrojo y la disciplina necesaria, ha hecho brillar una y otra vez el nombre de Magia Chilena en incontables escenarios y, junto con ello, lógicamente, el de la Universidad de La Frontera.

GIRA CHINA 2018

El principal mecanismo que tienen los ballet folclóricos de presentarse fuera de su país, es recibiendo la invitación de entidades organizadoras de festivales, siendo las más importantes aquellas pertenecientes al Consejo Internacional de Organizadores de Festivales de Folklore y las Artes Tradicionales (CIOFF). Fue esta misma organización que, en abril de este año, puso los ojos en el elenco y le invitó a ser parte del circuito de folclor más importante realizado en China, siendo Luoyang, capital cultural del gigante asiático, el destino que les albergó durante el mes de septiembre y donde recibieron el reconocimiento generalizado de sus pares internacionales.

“Fue una experiencia muy enriquecedora, una oportunidad de aprendizaje y crecimiento para cada uno de nosotros, que tributa a la calidad de nuestro trabajo y a la posibilidad de situarnos, como Universidad de La Frontera, al lado de los ballet más importantes del mundo y constatar que lo que hacemos es reconocido por los especialistas, que esta vez, más que nunca, nos hicieron saber su preferencia y nos hicieron llegar nuevas invitaciones que nos motivan a seguir trabajando seria y comprometidamente”.

Es así como, en pocas palabras, Miguel Ángel Leiva describe este viaje, resaltando el hecho de haber sido él quien escogió la ciudad donde ofrecerían sus actuaciones, ya que paralelamente se realizaban festivales en Shangai y Beijing, pero sin duda Luoyang agrupaba todos los atractivos que les interesaba conocer y que aportarían al acervo cultural de sus integrantes, componente primordial para su trabajo.

 

 

 

 

Luoyang es considerada cuna de la civilización china, siendo en el transcurso de 4 mil años la capital de 13 dinastías. Cuenta con innumerables lugares de valor histórico y tesoros culturales, muchos de los cuales pudieron ser visitados por este privilegiado elenco artístico de la Universidad de La Frontera.Estuvieron en las Grutas de Longmen, que son una serie de templos rupestres budistas excavados en roca a orillas del río Yi que contienen estatuas de Buda de diferentes tamaños, datan del año 493 y son consideradas Patrimonio de la Humanidad. También estuvieron en el Templo del Caballo Blanco, primer templo budista de China; en museos y barrios históricos; y en la concurrida bahía de Shangai, destino obligado de los turistas.   

MAGIA CHILENA EN LA MURALLA CHINA

La postal que se trajeron de Luoyang, debe ser una de las pocas lograda por un elenco de ballet folclórico chileno, ya que involucró una importante cuota de ingenio, pero principalmente la voluntad de llegar con sus vestimentas hasta la misma Muralla China, donde, a pesar del calor y la distancia, lograron lucir el traje típico chileno y estampar un recuerdo imborrable que hoy enorgullece a la UFRO, principalmente al área de Vinculación con el Medio, unidad que ha albergado su trabajo de sus inicios.

Numerosas presentaciones marcaron esta gira con funciones en distintos escenarios ubicados en localidades tanto dentro como a las afueras de Luoyang, desfiles, pasacalles, actividades conjuntas con otras 11 delegaciones, entre otras experiencias, que pronto le significaron comenzar a recibir una serie de invitaciones de la misma directiva de CIOFF Europa, a festivales clase A en Holanda, Bélgica y Francia.

Por el momento el profesor Miguel Ángel Leiva, solo piensa en seguir trabajando con la misma dedicación de siempre, y para ello sabe que cuenta con un equipo de personas que aman este proyecto tanto como él. Es el caso de Arturo Mardones, técnico del elenco que acompaña todas las presentaciones y se destaca por tener siempre una solución al alcance de la mano. Así también, ha sido valioso el trabajo del director musical Guillermo Marín, quien ha especializado su conjunto en este tipo de acompañamiento, de la mano del estudio del folclor y la música popular.

De los bailarines y músicos, varios de ellos permanecen desde sus inicios, los demás se han ido incorporando lentamente -principalmente aspirantes que son parte del estudiantado UFRO-, ya que la rotación es más bien lenta, tanto por el elevado grado de apego que desarrollan sus integrantes como por la alta exigencia técnica y disciplinar que Leiva ha logrado instalar y que requiere al menos 10 horas de ensayo semanal y una rutina que promedia las 80 presentaciones al año, que son ofrecidas en diversos contextos tanto institucionales, socioculturales como también exclusivamente artísticos.

“Estos primeros diez años del Magia, han sido de mucho aprendizaje y esfuerzo, pero también de muchas experiencias vividas que quizás nunca imaginamos, lo que nos permite enfrentarnos a una segunda década que viene con mucha energía y sabiendo que queremos nuevas cosas y retomar algunas que están detenidas, optando a escenarios más importantes a nivel nacional e internacional. Todo ello con base en la formación y un trabajo responsable, respaldado siempre por la teoría folclórica y así seguir representando a nuestra UFRO, que es una líder en el sur de Chile”, concluye este destacado director, quien también es profesor universitario de la casa de estudios